Cooperativa Panorámica: Explorando el Diseño
por Andrea García Cuevas
25 de marzo del 2015
Cooperativa Panorámica: Joel Escalona, Christian Vivanco, Moisés Hernández, Jorge Diego Etienne, Ian Ortega y José de la O.
"Materiality", Cooperativa Panorámica, 2013.
"Materiality", Cooperativa Panorámica, 2013.
"Colored Basalt Table", Cooperativa Panorámica, 2014.
"MONO", Cooperativa Panorámica, 2015.
"MONO", Cooperativa Panorámica, 2015.
"LEVEL Side Table", Cooperativa Panorámica, 2014.
"LEVEL Side Table", Cooperativa Panorámica, 2014.
"LEVEL Round Coffee Table", Cooperativa Panorámica, 2014.
"LEVEL Coffee Table", Cooperativa Panorámica, 2014.
En el diseño, como en la mayoría de las disciplinas creativas, la figura del autor siempre ha tenido gran peso. A menudo, el individualismo que acompaña a la imagen del genio creativo solitario, inspirado por el halo de su propio yo, no es más que el espejismo de una marca. No son una noción o un ejercicio superados, pero sí muy gastados.
 
Cooperativa Panorámica es uno de esos casos que demuestran que otras formas de trabajo son posibles. En los márgenes de una práctica dedicada al diseño que no es sólo estético sino también crítico, apuestan por dinámicas donde el otro forma parte de un círculo de correspondencias. El modelo que retoman, aunque no es nuevo, les ofrece posibilidades y apunta directrices que terminan por favorecer su relación con el diseño.
 
Formada en 2012 por seis diseñadores mexicanos —José de la O (México DF, 1980), Joel Escalona (México DF, 1986), Jorge Diego Etienne (Tampico, 1983), Moisés Hernández (México DF, 1983), Ian Ortega (México DF, 1983) y Christian Vivanco (San Luis Potosí, 1983)—, Cooperativa Panorámica no es un colectivo convencional. En conjunto pervierten la idea del autor absorto en su saber para dar lugar a la suma de perspectivas nutridas desde diferentes contextos.
 
Para sus integrantes, la cooperativa significa “unir fuerzas y trabajar en conjunto, abonando nuestros nombres y estilos por el bien común del proyecto. Asimismo, buscamos que este modelo de asociación autónoma de personas que voluntariamente cooperan por un beneficio mutuo, social, económico y cultural, sirva como plataforma para trabajar con diferentes formas de negocios de acuerdo al ejercicio que estemos realizando.”
 
La idea de unirse, cuentan, nació de la amistad y la admiración entre ellos. Y congregarse como una sociedad basada en la cooperación —tanto económica como creativa— no fue parte de un plan espontáneo y, mucho menos, aislado. Su forma de organización no es ideal, utópica o replicable para cualquier contexto, pero en su caso resultó ser una estrategia viable para hacer frente a los problemas y retos que cada uno reconocía en su labor independiente y que se presentaban como síntomas de la generación a la que pertenecen: las limitantes del mercado nacional, las malas prácticas en el medio y la ambición por crear un diseño mexicano con proyección internacional.
 
Conceptos como democracia, responsabilidad, libertad, solidaridad, igualdad, esfuerzo y apoyo son los pilares de su práctica. Cuando inician un proyecto, el punto de partida son los encuentros para debatir y discutir la pertinencia, los objetivos y los principios que respaldan a una pieza o a una colección. La distancia marcada por su diferentes lugares de residencias no es problema, para eso están las diferentes redes en línea: “Comenzamos a diseñar colaborativamente a través de diferentes herramientas virtuales o en talleres de trabajo intensivos donde construimos sobre las ideas de cada uno hasta llegar al mejor diseño posible que represente la suma de los seis.”
 
Por otro lado, comparten una visión del diseño con la que han logrado dar identidad a la Cooperativa: “Estamos interesados en concebir nuestros diseños como un medio de expresión, siendo críticos inclusivos y diversos. Queremos que Panorámica trascienda el objeto y adopte un discurso con cada uno de sus ejercicios.” Así se puede ver en sus diferentes colecciones, que se distinguen por la continuidad en las formas y los conceptos.
 
Su primera colección, Materiality, fue resultado de una investigación exhaustiva sobre el valor de materiales que por sus cualidades y usos cotidianos pueden ser considerados como comunes, como el basalto, el terrazo, el cobre y el vidrio. El interés por la materialidad también se reflejó en la serie Colored Basalt, que marcó el inicio de un trabajo en territorios inexplorados: el color como un recurso para determinar el carácter de un objeto y la interacción que pueda tener el usuario con él. Un rasgo igualmente distintivo de la colección Mono.
 
Su más reciente proyecto, LEVEL, creado para Ángulo Cero, persigue el propósito de Panorámica: empujar los límites del diseño a través de la exploración y la experimentación. La colección está formada por mesas basadas en el concepto de lo mínimo como un recurso para encontrar el punto de encuentro y el nivel perfecto entre dos elementos diferentes.  
 
LEVEL nace por la obsesión de encontrar una manera de llevar la simplicidad y funcionalidad al mínimo. Se trata de una colección de mobiliario minimalista que equilibra materiales contrastantes en una sola composición expresiva. El contraste de estas piezas reside en los materiales utilizados (vidrio entintado, mármol o aluminio anodizado), donde cada placa intersectada se basa en la otra para su apoyo y equilibrio”
 

En LEVEL, así con en las diferentes propuestas de Cooperativa Panorámica, la belleza es una consecuencia de la experimentación y el estudio de diseño.